¿Conoces los diferentes usos del corrector?

Tapar las ojeras e imperfecciones es su principal misión, pero te vamos a contar todos los usos del corrector porque no se queda sólo en eso.

En cualquier neceser de maquillaje debemos tener un corrector. Y sí, para las imperfecciones y odiadas ojeras funciona, ¡y mucho! Pero también hay otros usos que, si no somos expertas del makeup, quizás no conocemos.

- El corrector se usa para iluminar, para jugar con la luz y la sombra y obviamente corregir imperfecciones. ¿Quieres saber más? Te contamos dónde aplicarlo y qué productos son los ideales para cada zona.


Dónde aplicarte el corrector

1. Ojeras. Es su uso más conocido, pero presta atención, porque no todas lo aplicamos correctamente. Lo mejor es aplicar un tono más claro que tu piel con los dedos, dando suaves toques desde el lagrimal al exterior. ¿Qué dedo conviene? El anular, ya que tiene más fuerza que el índice, logrando un mejor acabado.

2. Párpados. Muchas veces olvidamos que no solo las ojeras se oscurecen, ¡los párpados también!. Te recomendamos aplicarles el mismo tono de corrector que en tus ojeras para para unificar el tono de este área del rostro, para luego utilizar las sombras que desees. ¡Verás que quedan mucho mejor y su color se acentúa!

3. Zona T. ¡Suele ser la zona más brillosa de la cara y donde más grasa solemos tener! Por eso, el corrector puede ser clave para un buen makeup: úsalo en imperfecciones que desees ocultar y para iluminar las sienes, el entrecejo, siempre con suaves golpecitos. ¿El tono? Puedes usar el mismo que en las ojeras o uno aún mas similar al tono de tu piel ya que no queremos aclarar sino corregir.

4. Nariz. Es parte de la zona T, pero requiere un tratamiento especial: traza una línea con tus dedos sobre el tabique y esparce el producto. También coloca tantito alrededor de las fosas nasales, que suele ser una zona oscura. 

5. Mejillas. Si lo que buscas es un rostro iluminado, pon algunos toques en el centro de las mejillas y en los pómulos para hacer un efecto contouring. Solo un tono más obscuro que tu piel logrará este efecto.


¿Qué tipos de correctores hay?

- Corrector fluido. Si tienes piel seca es tu opción ideal, porque son los más hidratantes, atenúan líneas de expresión y corren fácil en tu piel. Puedes aplicarlo con tus dedos o con un blender.Nuestro favorito es el corrector líquido Fit Me® Concealer de Maybelline, porque nos brinda una cobertura natural e impecable, iguala los tonos de la piel para lograr un cutis más uniforme, ¡y no contiene aceites! También cubre zonas rojas, imperfecciones y granitos, está testado por dermatólogos y oftalmólogos

- Es otra buena opción para pieles secas pero al ser un poco más pesado, se recomienda sobre todo en invierno, ya que es cuando usamos maquillajes más cargados.

- Corrector en polvo. Si tienes piel grasa, ¡es una buena opción! Corrige y te quita el brillo de una sola pasada. 

- Corrector en stick. Es ideal para piel grasa, ya que no aumenta la sensación de oleosidad de la piel. Esta opción suele brindar un efecto matificador que ayudará a disminuir el brillo indeseado que solemos tener las que tenemos piel grasosa. Pero debes tener en cuenta este dato:

- Su textura suele ser densa, por lo que debes prestar mucha atención para esparcirlo completamente. Otra opción es aquel que viene con aplicador pero en versión líquida con su esponjita incluída. ¿Ya sabes de cuál te hablamos? Claro, el corrector con aplicador micro-esponja Instant Age Rewind Eraser. Es ya un clásico porque con su esponjita cubre fácilmente solo la zona de las ojeras, debes difuminarlo con movimientos hacia afuera. Además tiene tres beneficios extra: ayuda a corregir imperfecciones, contornea e ilumina el rostro. Viene en 8 tonos así que ¡hay para todas!

- Corrector en lápiz. Para pieles normales o bien nutridas: son fáciles de aplicar y sobre todo se recomiendan para quienes buscamos corregir imperfecciones.


Tonos de correctores

Hay muchos tonos que puedes usar aunque, claro, tengamos solo un tono de piel. ¿Por qué? Porque cada tono sirve para cosas diferentes. 

- Las tonalidades de la gama del salmón se usan para neutralizar las manchas de la piel morena o el color azulado de las ojeras. 

- Los más claros para cubrir imperfecciones y ojeras más moradas. 

- Los tonos amarillos son perfectos para cubrir puntos negros u ojeras con un color más morado. 

- Los rosados son para las manchas de la piel clara. 

- Los verdes se usan para la rosácea. neutralizan las manchas oscuras de las pieles claras. 


Los aliados del corrector

Ahora que ya sabes de correctores, debemos hacerles match con dos grandes aliados: la base y el polvo traslúcido que ayuda a sellar. 

- Bases hay muchas, pero hay una que es fabulosa: la base de maquillaje Super Stay® Full Coverage Foundation tiens y tLa fórmula es ligera, no sentirás tu piel pesada. ¿Lo mejor? No tiene aceites. Aplícala en el rostro y difumínala con las yemas de los dedos, con una esponja o 

- El Polvo traslúcido matificante Fit Me! Loose Powder, con su fórmula a base de minerales está diseñada para ayudar a controlar el brillo y sellar el maquillaje. Ayúdate de una brocha, y aplica sobre la frente, la nariz, las mejillas y el mentón. 

¡Lista! Ya sabes todo lo que necesitas acerca del corrector para tener una piel de porcelana, ¿qué esperas?

¡Uh! parece que O Crea una cuenta.